¿Flexible o Rígido?

Al nacer,  uno es flexible y fluido.  Al morir, una persona se hace rígida.

Consideremos la vida de las plantas y los árboles: durante su tiempo de mayor crecimiento, son relativamente tiernos y dóciles. Pero cuando han llegado a su crecimiento completo o cuando comienzan a morir, se hacen rígidos y quebradizos.

El árbol que ha crecido y se ha hecho rígido se le corta para madera.

El líder rígido podrá ser capaz de tomar decisiones, pero solo de forma rígida y estructurada, pero no podrá seguir el timing de un equipo de trabajo vivaz, flexible y resuelto. No comprenderá su tempo.

Lo que es flexible y fluido tiende a crecer. Lo que es rígido y estancado, se atrofiará y morirá.

Que tengas un gran día.

Simplicidad

Que el proceso no te arrastre.

Y para que esto no te pase, como líder uno se debe aferrar al principio de “como ocurren las cosas”. Entonces como líder vas a lograr hacer un buen trabajo. Como líder, uno debe saber como apartarse del caos y de los conflictos, no identificarse con ellos, pero sin dejar de estar presente en todas las situaciones.

El líder superficial no puede ver cómo ocurren las cosas, aunque la evidencia esté por todas partes. Este líder será arrastrado por los dramas, por las pasiones y las sensaciones. Toda está confusión le resulta enceguecedora.

Pero el líder que se mantiene cabal, logra comprender y entender el principio de “como ocurren las cosas”. Esto es muy simple para ese líder. Las reuniones, los trabajos del equipo, el día a día, transcurren suavamente, y cuando el equipo termina su trabajo, el líder continúa de buen talante.

Que tengas un gran día.