Agua

El líder sabio es como el agua.

Consideremos el agua: el agua es limpia y refresca a todas las criaturas sin distinción y sin juicio; el agua, libre y sin miedo, profundiza bajo la superficie de las cosas; el agua es fluida y sensible; el agua sigue a la ley libremente.

Ahora, consideremos al líder: el líder trabaja en cualquier situación sin quejarse, con cualquier persona o tema que se le presenta; el líder actúa de manera que todos se beneficien promoviendo el buen clima; el líder habla sencilla y honestamente e interviene en aquellos asuntos que requieren de su intervención para arrojar luz y crear armonía.

De mirar el movimiento del agua, el líder aprende que, en la acción, el momento propicio lo es todo.

Como el agua, el líder se somente. Porque el líder no empuja, el grupo no resiente ni resiste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s